Marketagent: encuestas remuneradas gratis que te pagan 1€ por registrarte 馃挵

Imagen
¿Qu茅 es Marketagent? Es una p谩gina de encuestas gratuitas que pertenece a la empresa Marketagent.com online research GmH con sede en Alemania. Lleva funcionando desde 2001 y se ha ido expandiendo cada a帽o de manera que tiene usuarios de Espa帽a, Colombia, Per煤, M茅xico, Guatemala, E.E.U.U, Ecuador, Chile, Argentina, Honduras, Rep, Dominicana, Paraguay, Bolivia, Venezuela y algunos pa铆ses de Europa.
¿C贸mo me registro?
Puedes registrarte con tu cuenta de Google, Facebook o tu correo electr贸nico. Una vez que hayas rellenado los datos de registro recibir谩s un correo de verificaci贸n de la cuenta. Al inscribirnos nos dar谩n 1€ (100 puntos) por registrarnos. Tanto el registro como el uso de esta plataforma de encuestas es gratuito, no hay que pagar nada.




A continuaci贸n, completamos los datos de perfil que nos permitir谩 hacer m谩s encuestas por lo que nos dar谩n algunos puntos. En la pesta帽a de Extensi贸n de perfil hay encuestas breves para actualizar nuestro perfil, para ello entramos y las h…

Atrapado en un VIDEOJUEGO馃憟

Llevaba todo el fin de semana trabajando en el dise帽o de lo que ser铆a el mejor juego del a帽o. Hab铆a sacrificado las vacaciones con su familia, su mujer y su peque帽a hab铆an marchado de vacaciones con los abuelos al sur de la campi帽a francesa, Bertrand por el contrario ten铆a horas de trabajo por delante, era un proyecto important铆simo que hab铆a estado esperando toda su vida. Era la ilusi贸n de su vida, hacer un videojuego para la empresa m谩s importante del mundo de la industria de los VIDEOJUEGOS. Su mujer lo entend铆a, aunque lo cierto es que no le hac铆a mucha gracia pasar las vacaciones sin su marido, pero ese tipo de oportunidades solo se dan una vez en la vida. As铆 que llam贸 a sus padres para pasar las vacaciones de verano con ellos.
Estaba cansado y los ojos solo ve铆an cuadr铆culas, cuadr铆culas por aqu铆, cuadr铆culas por all谩, dio una cabezada y al revolverse la luz azul le ceg贸 por completo, una melod铆a sonaba de fondo y todo se mov铆a a su alrededor, un individuo le llam贸 la atenci贸n. Otro le golpe贸 por detr谩s para que se moviese. 
-¡Oye t铆o, mu茅vete de una vez!-Le grit贸.
-¿D贸nde estoy? ¿Qu茅 es esto?
-No preguntes y en cuanto veas una salida t贸mala antes de llegar al final.-Le dijo el otro individuo. Se fij贸 que no paraba de mirar a todos lados.
-¿Qu茅 ocurre al final?-Pregunt贸.
El individuo desapareci贸 por una puerta que encontr贸 en el ala derecha, pero Bertrand no pudo llegar aquello no paraba de moverse.
Se fij贸 que al frente aquel sol entre monta帽as el茅ctricas hab铆a un enorme temporizador, Solo le quedaban tres vidas.
-¡Mierda, estoy dentro de un videojuego! ¡Atrapado en un videojuego!
Empez贸 a mirar a todos lados, intentaba encontrar una salida, mientras el tiempo se iba agotando. El sudor le resbalaba por la frente y la respiraci贸n se le cortaba ahog谩ndole de desesperaci贸n. La salida, tiene que encontrar la salida. Mir贸 con ansia, resbal贸 y fue a parar contra una especie de saliente que le produjo una peque帽a herida, le quedaban dos vida y media. No, no puedo sufrir m谩s da帽os o no llegar茅 al final, el final es la salida, aquel individuo hab铆a hecho trampas. S铆 le hab铆a enga帽ado. En todos los juegos hay atajos, este tiene que tener uno para salir. Al intentar levantarse volvi贸 a ver a aquel individuo que desesperadamente buscaba otra salida, se fij贸 en 茅l su cara le recordaba a alguien. Los dos buscaron desesperadamente una salida. La m煤sica iba in crescendo, deb铆an estar a mitad del juego, pasaron tres pantallas cuando Bertrand se fij贸 en un saliente algo distinto de la anterior pantalla. Ah铆, ah铆 tiene que estar, sali贸 corriendo desesperadamente hasta ella. Aquel individuo le empuj贸 y estuvo a punto de caer. Aquel maldito imb茅cil se dirigi贸 al saliente y se precipit贸 hacia el vac铆o. Solo le quedaba una vida. Bertrand sigui贸, desesperado y sin saber lo que le esperaba corri贸 como un loco, cada vez m谩s r谩pido, m谩s y m谩s r谩pido hasta el final. Una luz brillante de colores c谩lidos le ilumin贸 la cara. Era el sol de la ma帽ana que entraba por la ventana. Era un sue帽o. Mir贸 su dise帽o. Cerr贸 el port谩til y decidi贸 darse un descanso por ese d铆a.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompa帽ar a las doradas

¡Me est谩 mirando! (I)

¡Me est谩 mirando! (II)